Por qué se doblan o curvan los platos de ducha de resinas

Por qué se doblan o curvan los platos de ducha de resinas
5 (100%) 4 votes

Uno de los principios de nuestra empresa es mostrar siempre la máxima cercanía y transparencia hacia los clientes, por esta razón, hoy vamos a comentar porque se doblan o se curvan los platos de ducha de resina y carga mineral y los motivos más habituales que hemos podido encontrar durante nuestra etapa comercializando este tipo de producto.

En primer lugar tenemos que deciros que depende principalmente del tiempo de secado o curado, esto es prácticamente el motivo por el cual los platos hechos con resinas y cargas de minerales acaban ocasionando problemas de curvatura. También es cierto que como en todos los sectores existen fabricantes de calidad y fabricantes que no se preocupan tanto por el producto. ¿Que pretendemos decir con esto? Que hay fábricas que por los diversos problemas del día a día no dejan el plazo de tiempo suficiente para que una vez se realiza la masa del plato, esta adquiera su forma más rígida y se quede totalmente dura. Este periodo de tiempo tiene que ser unas 48 horas, hay algunas fábricas que disponen de hornos para adecuar la temperatura del producto, de esta forma se acelera el secado pero según hemos podido comprobar nosotros también han tenido problemas algunos fabricantes en determinadas ocasiones.

Otro problema que puede ocurrir es que la composición de la carga mineral con las resinas y los aditivos no esté bien hecha, que significa esto? que una vez hecha la mezcla necesite más tiempo para compactar, ya que pasa de estado líquida a solida en cuestión de unas horas. Si se utilizan materiales que no son óptimos la mezcla puede ocasionar algún defecto posteriormente.

Una vez el plato ha superado las 48 horas de secado, se puede decir que el plato ha adquirido su forma definitiva, así que se procede a extraerlos del molde con el que se fabrican. En este paso es muy importante que el plato se almacene de forma horizontal, es decir, reposando sobre el suelo, ya que de lo contrario puede acabar cogiendo un mal vicio o doblando un poco. Una de las pruebas que hicimos hace poco desde nuestro departamento técnico, fue coger un plato que ya se había fabricado y estaba preparado para salir de fábrica y se dejo apoyado sobre una pared en posición vertical, pasadas 24 horas el plato presentaba una ligera curvatura de unos 2 cm aproxidamente y aunque los albañiles posteriormente pueden llevarlo al sitio incorporando peso sobre el, no es recomendable hacerlo así pero es una situación que ocurre. Por lo tanto, una vez recibáis el plato de ducha y no se vaya a colocar en ese momento hay que ponerlo en situación horizontal y si puede ser sobre el suelo, de esta manera nos evitamos que la masa adquiera una doblatura.

Estos factores que hemos mencionado anteriormente son los problemas que suelen ocurrir en las fábricas pero el plato no solo puede curvar o doblar durante el proceso de fabricación sino posteriormente también puede darnos alguna sorpresa, aunque ya entra el factor humano como puede ser el instalador o el reformista que realice el cambio de bañera por plato de ducha o la colocación del mismo.

Como bien sabéis porque lo hemos dicho en varias ocasiones, la mejor forma de colocar un plato de ducha es realizar una base de mortero que esté perfectamente nivelada, dejando el correspondiente hueco para la colocación de la válvula de evacuación del plato, de esta forma si la base esta a nivel y el plato de ducha esta correctamente a nivel no tiene que haber ningún problema con la pendiente del plato, es decir, el agua tiene que deslizar por la superficie de la placa de ducha. El problema que nos hemos encontrado en algunas ocasiones es que la base sobre la que se va a depositar el plato no está totalmente plana y con el nivel correspondiente, por lo tanto, el producto acaba haciendo la forma de la base y cogiendo la curvatura que tiene la base.

En la imagen se puede comprobar como la base no está bien hecha, ya que al principio apenas tiene medio centímetro y en la parte central tiene en torno al centímetro, de esta forma, el producto acaba cogiendo la misma forma y se acaba doblando de tal forma que se consigue una doble pendiente desde el centro del plato.

Esto se debe a que la composición de los materiales con los que se fábrica es una formulación química que ningún experto asegura que no se curven nunca jamás, así que por todas estas razones hay que intentar seguir los pasos correctos para no tener ningún tipo de problema con los platos de ducha de resinas minerales

  1. Comprar el producto en una tienda de confianza, que tenga una trayectoria en el mercado consolidada, de tal forma que seguro que si han tenido problemas con algún fabricante ya lo han subsanado.
  2. Evitar comprar siempre el producto más barato, lo barato no tiene que ser malo pero por lo general lo que menos cuesta siempre tiende a ser de peor calidad, por esa razón, nuestro consejo es que no compréis siempre el más barato, sino uno de calidad media, ya que en ocasiones te gastas 20 o 30 euros más pero tienes la tranquilidad de que no vas a tener ningún problema más adelante.
  3. Elegir un plato de un fabricante consolidado, pues este tipo de producto se empezó a producir en el 2007, así que no tiene una larga experiencia en el mercado, de hecho algunas fábricas han entrado en el mercado y han acabado saliendo porque no han podido hacer un buen producto.
  4. Una vez se ha seleccionado la tienda y se ha elegido la marca del plato de ducha es importante que no se rompa la cadena de valor, es decir, que el producto llegue a destino sin ningún problema, para eso es importante que se realice un correcto transporte y se cuide al máximo.
  5. Llegado el producto a destino es importante que se almacene de forma correcta, es decir, dejándolo en el suelo o apoyado en la pared por la parte más estrecha, de tal forma que la largaría del plato apoye al máximo sobre la superficie, de esta manera nos garantizamos que no se pueda curvar ni doblar. 
  6. Cuando se vaya a colocar, indicar al albañil que siga las instrucciones de montaje, que vienen a ser de forma resumida lo siguiente: realizar una base de mortero perfectamente nivelada, dejarla reposar para que este firme, conectar la válvula con el desagüe o tubería y finalmente comprobar que tanto la pendiente como la válvula desaguan correctamente, este paso se tiene que realizar antes de incorporar el producto mediante un sellado a poder ser con sikaflex.

Siguiendo todos estos pasos no se tendría que curvar o doblar los platos de carga mineral, ya que estas causas que hemos mencionado suelen ser las que generan estos problemas más habituales.

Desde nuestro departamento técnico se realiza una inspección para comprobar que los platos salen de nuestro almacén sin ninguna curvatura, para ello, se incorpora el nivel de esquina a esquina y se corrobora que no hay ningún problema de pendiente o deslizamiento.

 

En el caso de que encontremos alguno que no cumpla y que no esté perfecto se devuelve a fábrica, así nos evitamos que posteriormente haya algún problema, ya que una pequeña curvatura puede acabar siendo una curva más pronunciada en el futuro.

Quizá le interese también:

NOTA IMPORTANTE: Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto los términos y condiciones de venta y la política de privacidad.

Dejar un Comentario