Cómo limpiar el sifón válvula del mueble de baño

Cómo limpiar el sifón válvula del mueble de baño
5 (100%) 1 vote

En este artículo os vamos a contar los consejos más útiles para limpiar el sifón o la válvula del lavabo del mueble de baño. El sifón o la válvula del baño parece que no sea importante pero con el paso del tiempo se acaba llenando de partículas y restos de jabón, pelos, etc. Que con el paso del tiempo acaban dificultando el paso del agua.

Aunque no hay establecido un plazo de tiempo concreto para el cambio o la limpieza de la válvula del lavabo del cuarto de baño, si que es cierto que cada 3 o 4 años sería recomendable cambiarlo o limpiarlo, de esta forma, conseguimos un mantenimiento preventivo y nuestro lavabo funcionará siempre como el primer día.

La forma de limpiarlo es muy sencillo, en primer lugar hay que desenroscar el tornillo de la rejilla del lavabo, una vez tenemos el tornillo quitado, procedemos a quitar el sifón del tubo que conecta con el lavabo, de esta forma tendremos las diferentes piezas sueltas para poder limpiarlas con mayor precisión.

En la imagen se puede ver el estado en el que está el sifón que hemos limpiado con la suciedad acumulada en 3 años, aunque seamos limpios, la propia agua siempre tiene restos de cal, las manos sueltan suciedad, el pelo y muchas cosas más que se acaban yendo por las tuberías.

Una vez hemos separado la tubería conecta el lavabo con el sifón hay que desenroscar la tubería que conecta el sifón con la tubería de la pared, de esta forma conseguiremos tener el sifón suelto para poder limpiarlo correctamente. Es importante que os pongáis unos guantes y un pequeño recipiente debajo por si cae el agua sucia.

Una vez tenemos el sifón suelto procedemos a la limpieza del mismo, la forma de limpiarlo es fácil y aquí va nuestro pequeño truco, cogéis un cepillo de dientes viejo e intentáis extraer toda la suciedad que contenga, si podéis dejar un rato la válvula dentro de un recipiente con agua caliente y jabón o algún líquido similar para que vaya soltando toda la suciedad que contiene y ya finalmente se procede a limpiarlo bien, rascando con el cepillo. Si os lo podéis permitir se puede cambiar y poner uno nuevo, de esa forma no tenéis que limpiarlo pero eso ya es una cuestión personal. Cuando se desenrosca el cubilete del sifón por la parte de debajo, ahí encontraréis todos los restos que se quedan sin llegar a evacuar por la tubería.

En la imagen podéis ver la suciedad acumulada durante un periodo de 3 años.

Válvula lavabo

Una vez tenemos todo bien limpio procedemos al montaje del mismo, del mismo modo que lo hemos desmontado pero al revés, es decir primero conectamos la tubería de la pared con el sifón o la válvula, posteriormente conectamos el sifón con la tubería del lavabo y finalmente enroscamos el tornillo para sujetar el sifón con el lavabo. Es importante en el caso que la junta que existe entre la rejilla del lavabo y el lavabo que esté en perfecto estado, ya que en el caso de que no sea así puede tener una pequeña fuga y que se escape el agua por ahí.

Es importante apretar bien las diferentes roscas para que no haya ninguna posibilidad de que se escape el agua por las juntas de las tuberías.

Si tenéis algún problema con la limpieza de la válvula o el desagüe podéis consultarnos lo sin problemas, estaremos encantados de ayudaros.

Quizá le interese también:

NOTA IMPORTANTE: Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto los términos y condiciones de venta y la política de privacidad.

Dejar un Comentario