Cómo elegir los grifos para tu cuarto de baño

Uno de los elementos más imprescindibles en el cuarto de baño y que puede pasar más desapercibido son los grifos. En el mercado se pueden encontrar muchos con diferentes características, depende de cómo los queramos.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los grifos sean funcionales, que se puedan adaptar a nuestras necesidades. Otro elemento a considerar es la estética, puede parecer que no tenga mucha importancia pero que los grifos acompañen al estilo escogido para el cuarto de baño puede marcar la diferencia y ser un gran elemento decorativo. También es importante que los grifos permitan ahorrar agua y energía para que podamos hacer un consumo responsable de un bien tan preciado como es el agua.

De acuerdo a diferentes características, los grifos se pueden clasificar:

-Según su altura:

Caño bajo: es el ideal si el mueble del cuarto de baño tiene un lavado integrado.

Grifo Dama

Caño alto: destacan por tener una gran longitud. Es ideal si se tiene un lavabo de sobre encimera. También son adecuados para ponerlos en la cocina y poder rellenar recipientes con facilidad.

Grifo Malta

Encastrado: se emplea cuando las tomas de agua están en la pared y su ventaja es que deja un mayor espacio libre en la encimera.

-Según instalación:

Repisa: es la instalación más popular, son los que se colocan sobre la encimera. Este tipo de instalación se utiliza tanto en el baño como en la cocina y son los que más se encuentran en las casas. Es quizás el tipo de grifería más usado a día de hoy en los cuartos de baño, se suele usar sobre todo en los lavabos y en los bidés.

Grifo Bremen

Mural de pared o empotrado: van fijados a la pared, son los que nos podemos encontrar más en las bañeras y en las duchas. Es una grifería más moderna y las tuberías ya están empotradas en la pared. Se tiene más espacio en el cuarto de baño aunque la instalación es más compleja.

 

Conjunto de ducha Formentera

-Según su apertura:

Monomando: grifos modernos, fáciles de utilizar y son ahora los más comunes en los hogares, sobre todo en los cuartos de baño. Con un solo mando se puede controlar la potencia del agua y también se puede regular la temperatura, hacia un lado el agua saldrá más caliente y hacia el otro lado más fría.

Grifo Roma

Bimando: son los tradicionales. como su nombre indica, se utilizan dos mandos. Un mando es para el agua fría y el otro para el agua caliente. Si se quiere tener un estilo más vintage en el cuarto de baño este es el ideal. Pero se pierde más agua al intentar regular la temperatura.

Termostático: ideales para las bañeras y duchas. Son los más efectivos a la hora de ahorrar y son muy modernos. Se puede mantener todo el rato la misma temperatura aunque se utilicen otro mandos de la casa, ya que con un mando se regula la temperatura y con el otro el caudal. La ventaja de esta grifería es que la temperatura se regula automáticamente, por lo que no tenemos que estar sufriendo esos cambios bruscos de temperatura que tanto molestan.

Conjunto de ducha Round

Para limpiar la grifería se debe utilizar una bayeta suave con jabón y enjuagar, es mejor no utilizar productos de limpieza abrasivos ya que pueden dañar la superficie del grifo.

 

NOTA IMPORTANTE: Se solicita el nombre, la web y el email para evitar los comentarios SPAM, ASEALIA no utilizará está información para ningún fin.

Dejar un Comentario


 Acepto el tratamiento de mis datos personales para poder dejar 
un comentario y que pueda ser publicado.

Esta dirección de email no se va a utilizar para ningún fin. Se solicita el email y el nombre y apellidos de la persona para evitar comentarios SPAM pero no se realiza ninguna acción con estos datos.  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.