Consejos para darse una ducha ideal y perfecta

Vota este artículo

Tomar una ducha es una de las cosas que más disfrutamos a cualquier hora del día, especialmente por la noche, justo antes de ir a dormir. Pero hay ciertas cosas que podemos hacer para que este momento sea todavía más placentero y asegurarnos que estamos recibiendo todos sus beneficios. A continuación te compartimos algunos consejos para darse la ducha ideal y perfecta de tal forma que te sientas relajado y desestresado.

Prepárate para la mejor ducha de tu vida

La hora de la ducha debe ser un momento especial, incluso si debes hacerlo en poco tiempo. Es recomendable que ya tengas preparadas tus productos de higiene y limpieza para que solo tengas que introducirte a la ducha y comenzar a disfrutar.Grifos empotrados ASEALIADecide con qué frecuente debes ducharte

La mayoría de las personas nos duchamos todos los días, lo cual es algo necesario particularmente cuando se vive en lugares con climas cálidos y húmedos. También es necesario cuando se hace ejercicio todos los días o cuando se tiene un trabajo físicamente exigente o pesado. Para quienes no hacen nada de esto, una ducha cada dos días en realidad es lo más adecuado. De hecho, el exceso de jabón y agua pueden eliminar del cuerpo aceites protectores naturales, sin mencionar la cantidad de agua que se desperdicia al ducharse tantas veces.

No exageres con las duchas calientes

Conozco muchas personas que dicen no poder vivir sin una ducha caliente,y a pesar de que ciertamente es algo muy relajante, la realidad es que no siempre es tan conveniente. Debes saber que el agua caliente seca la humedad en tu piel como ninguna otra cosa, además que elimina grasas naturales necesarias. Lo mejor que puedes hacer es pasar un par de minutos en la ducha caliente y luego tomar un baño con agua algo más tibia.

No te duches por demasiado tiempo

Una ducha perfecta debe durar entre cinco a 10 minutos como máximo, ya que en realidad esto tiene que ver con la calidad y no con la cantidad. Ducharse varias veces al día puede secar la piel y aunque parezca que entre más agua más humedad, lo cierto es que sucede todo lo contrario ya que la piel se vuelve más seca.

Haz espuma, enjuaga y no repitas

Una vez que hayas encontrado la temperatura del agua adecuada, es recomendable que te asegures de no utilizar el champú en exceso. Si bien es verdad que desde siempre nos hemos acostumbrado a hacer espuma con el champú, enjuagar y volver a utilizar más champú, no hay necesidad de hacer esto varias veces, a menos que se tenga un cuero cabelludo graso. En su lugar es mejor aplicar un poco de acondicionado en las puntas del cabello, un poco más si es cabello grueso y no tanto si se trata de cabello delgado.

Cuidado con las partes intimas

Lo creas o no, el agua de la ducha es todo lo que necesitas cuando se trata de tus partes intimas, seas hombre o mujer. Si sientes que debes usar jabón, hazlo, sin embargo asegúrate de que el jabón no entre en contacto con zonas interiores. Tanto urólogos como ginecólogos, coinciden en que el jabón en esos lugares es innecesario y potencialmente tan dañino como el jabón en los ojos.

Quizá le interese también:

NOTA IMPORTANTE: Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto los términos y condiciones de venta y la política de privacidad.

Dejar un Comentario